ImprimirImprimir

Volumen 12 || Número 1 || 2009
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
Editorial
Dolores Andreu i Periz
Editorial
 



Editorial

Este primer número del año puede ser bueno para hacer una pequeña prospección sobre le futuro del
cuidado renal y más específi camente de la SEDEN y de su Revista. Los medios de comunicación nos
dan puntual cuenta, a veces un poco reiterativa, de noticias sobre está crisis económica global que es
de temer repercuta sobre políticas sociales y sanitarias. Por tanto, los profesionales hemos de prever
posibles situaciones en las que más que nunca será necesario rentabilizar los recursos y demostrar la
importancia de nuestra actuación enfermera.

La SEDEN es un buen vehículo para facilitar la comunicación, acreditar nuestra formación y trasmitir
nuestras aspiraciones a otras instituciones, pero para que su fuerza sea efectiva no sólo ha de tener
muchos asociados sino que éstos han de participar de forma activa. Este año nos enfrentamos al reto
que suponer la elección, y está vez es obligatoria ya que la actual está en periodo de “prórroga”, de una
nueva Junta Directiva. Este va a ser un punto crítico de la gestión de la Sociedad y esperemos que no
una, sino varias candidaturas demuestren nuestra solidez como asociación y la necesaria implicación
de sus miembros.

La Revista pasa por un buen momento, los asociados cada vez entienden mejor la importancia de las
publicaciones en el curriculum profesional y aumentan las aportaciones espontáneas en forma de
originales, cartas al director o casos clínicos que se unen a las solicitadas por el equipo editorial de
entre los trabajos presentados al Congreso Anual. En este sentido, es necesario evitar duplicidades
y los autores deben asegurarse de que si sus trabajos han sido publicados en el CD del Congreso no
pueden optar a ser publicados nuevamente en la Revista. También es muy importante que al interés
por publicar se una el rigor y el cumplimiento de las normas de publicación, que pueden ser diferentes
a las de una presentación oral. Muchas revistas rechazan automáticamente aquellos trabajos que no
se ajustan estrictamente a sus normas; este equipo editorial tiene muy en cuenta las cargas de trabajo
y muchas veces la inexperiencia de los autores y procura acompañarlo con sus sugerencias y sobre
todo con las de los Revisores en la consecución de unos manuscritos de calidad, pero sólo una cierta
disciplina por parte de los autores y una comunicación fl uida puede hacer menos gravoso este trabajo,
voluntario por todas las partes, y que para todos tiene como objetivo prioritario el mejor cuidado del
paciente renal.

Lola Andreu
Directora de la revista de la SEDEN

volver al sumario