ImprimirImprimir

Volumen 17 || Número Suplemento 1 || 2014
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
¿Se puede demorar el inicio de la diálisis peritoneal una vez colocado el catéter?
 
Hospital Universitario de Álava - Sede Txagorritxu. Álava
¿Se puede demorar el inicio de la diálisis peritoneal una vez colocado el catéter?

Introducción:

Es habitual comenzar diálisis peritoneal (DP) dos semanas después de colocado el catéter de DP. En nuestro centro, intentamos apurar el inicio de diálisis (estudios demuestran que el comienzo precoz no aporta ventajas).

Tras colocar el catéter de DP mediante minilaparatomía en Cirugía General, se realizan lavados peritoneales. A las dos-tres semanas se hace un control analítico y se decide si empezar el entrenamiento. Si mantiene función renal suficiente y está asintomático, se mantiene la permeabilidad del catéter mediante lavados. Se realizan controles según evolución.

La técnica del lavado peritoneal es infundir, de una bolsa de 1,36%/1,50%; heparinizada, 500 ml y drenar.

Así hasta completar los 2 litros de la bolsa, dejando al finalizar, unos 200 ml en el peritoneo, como volumen residual. Se repiten cada 2-3 semanas, dependiendo de la fibrina que haya al realizar el lavado.

Objetivo:

Analizar el periodo de tiempo que pasa entre la colocación del catéter y el inicio de la diálisis. Evaluar los parámetros que influyen en un mayor o menor tiempo sin comenzar diálisis.

Pacientes y Métodos:

Estudio retrospectivo de nuestra unidad de diálisis peritoneal en pacientes a los que se les puso el catéter de DP desde 2006. Incluimos pacientes que comenzaran el tratamiento sustitutivo en diálisis peritoneal y con función renal residual suficiente. Se excluyeron aquellos pacientes que provenían desde trasplante renal o que precisaran hemodiálisis de forma temporal antes de colocar el catéter de DP. Se registran datos analíticos cuando se indicó colocar el catéter y cuando se decidió comenzar el entrenamiento.

Estadística:los datos se presentan como media ± desviación estándar (intervalo). Pruebas no paramétricas para comparar medias.

Resultados:

Se incluye un total de 50 pacientes, con una edad media de 57. 1±15. 4 años (19-89). El filtrado glomerular (FG), en el momento de indicar la necesidad de colocar el catéter de DP fue 8. 51±1. 41 ml/min (4. 70-10. 83).

El tiempo que transcurre desde que se coloca el catéter hasta que se comienza la diálisis fue de 211±365 días (15-1680) (mediana: 90 días). Tres pacientes continúan aún con lavados, sin haber iniciado diálisis. El nivel de FG con el que se inicia el entrenamiento ha sido 7. 03±1. 37 (4. 05-12. 05).

Se distribuyen los pacientes en dos grupos en relación a la mediana (90 días) y se analizan los posibles factores que pueden influir: No encontramos diferencias en relación al FG con el que se indica coloca el catéter (8. 6±1. 3 vs 8. 3±1. 5; U; p=0. 357) ni con el FG con el que se inicia la DP (7. 3±1. 4 vs 6. 7±1. 1; U, p=0. 160).

Los factores analizados que muestran diferencia significativa han sido: edad (53. 0±16. 1 VS 62. 3±13. 8; U, p=0. 042), cociente proteínas/creatinina en orina (3. 2±3. 3 vs 1. 46±0. 98; U, p=0. 044), hemoglobina (11. 0±1. 1 vs 11. 6±0. 9; U, p=0. 050).

Conclusiones:

Un significativo grupo de pacientes puede retrasar su inicio de diálisis peritoneal, haciendo lavados peritoneales. Los factores que pueden favorecerlo son mayor edad y menor grado de proteinuria.