ImprimirImprimir

Volumen 17 || Número Suplemento 1 || 2014
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
Evaluación del estado nutricional de pacientes en hemodiálisis. Introducción del uso de la bioimpedancia en el estudio nutricional
 
Fresenius Medical Care Services Andalucía, S.A., Centro de Diálisis San Antonio y Hospital Regional Universitario Carlos Haya. Málaga
Evaluación del estado nutricional de pacientes en hemodiálisis. Introducción del uso de la bioimpedancia en el estudio nutricional

Resumen:

La valoración periódica del estado nutricional es una práctica clínica que permite detectar, prevenir, diagnosticar y tratar lo más precozmente posible, una situación altamente prevalente en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC). Por el momento no se dispone de un parámetro de medida que pueda considerarse el “gold standar”, así su monitorización requiere la utilización conjunta de múltiples parámetros.

La concentración de albúmina =4g/dl es el marcador de malnutrición con mayor importancia en IRC, aunque puede ser influenciada por factores no nutricionales. La concentración de bicarbonato sérico, puede utilizarse como indicador del estado nutricional cuando el filtrado glomerular es menor a 60 mL/min. El colesterol sérico también es un marcador clínicamente útil. El nPCR < 0. 8 g/kg peso/día es un índice de malnutrición. Parámetros antropométricos útiles: peso corporal, índice de masa corporal (IMC), espesor de los pliegues cutáneos y la circunferencia del brazo.

Por la inocuidad, facilidad de uso, bajo coste y portabilidad, la bioimpedancia eléctrica (BIE) es el método de estimación de la composición corporal más extendido. El índice de tejido magro (LTI), obtenido por BIE, permite la evaluación de la masa celular activa y por lo tanto aporta información sobre el posible déficit de proteínas y el índice de tejido graso (FTI), representa el contenido de grasa del cuerpo, por lo que proporciona información útil sobre el almacenamiento de energía del paciente.

El objetivo del estudio es evaluar el estado nutricional de nuestros pacientes, haciendo uso para ello no solo los marcadores clásicos de malnutrición, sino introducir también el uso de la información obtenida por bioimpedancia.

Material y método:

Estudio descriptivo observacional. Criterios de inclusión: pacientes prevalentes con IRC en tratamiento con hemodiálisis o hemodiafiltración online, mayores de 18 años que otorgaron su consentimiento informado. Se excluyeron a aquellos pacientes con alguna patología aguda que precisara hospitalización en el mes previo a la recogida de datos y pacientes en los que estaba contraindicado el uso de BIE.

Tras revisar una muestra compuesta por 194 pacientes en total, fueron seleccionados 170 pacientes.

Resultados:

Las tasas de desnutrición obtenidas son muy dispares en función del marcador elegido, ya que van desde el 28,4% si nos basamos en la albúmina, el 26% en base a los niveles de colesterol, el 5,3% según el bicarbonato sérico, el 4,2% si nos fijamos en los rangos de IMC o el 3,3% por los datos obtenidos de nPCR. El 74,7% de los pacientes, presentan un LTI por debajo de la población de referencia. Por otro lado, el 64,7% de la muestra, presenta un FTI dentro del rango establecido. El LTI presenta una asociación lineal directa con la albúmina (r=0,197, p=0,010) y la transferrina (r=0,186, p=0,015).

Conclusión:

Un porcentaje alto de pacientes (74,7%) presentan un LTI por debajo de lo esperado, por lo que se plantea necesario la puesta en marcha de estrategias para en primer lugar monitorizar en el tiempo el LTI de los pacientes gracias al uso de la BIE y por otro lado desarrollar intervenciones que prevengan la pérdida muscular.