ImprimirImprimir

Volumen 17 || Número Suplemento 1 || 2014
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
Incidencia de pie diabético en una unidad de hemodiálisis
 
Hospital Virgen de la Salud. Complejo Hospitalario de Toledo
Incidencia de pie diabético en una unidad de hemodiálisis

Resumen:

El 23% de los pacientes que inician hemodiálisis son diabéticos. Estos diabéticos tienen un alto riesgo de padecer úlceras en los pies, confluyendo tanto factores de riesgo de la diabetes como de la uremia. Un 15% de los diabéticos padecen alguna vez úlceras en los pies en su vida y alrededor de un 85% sufren amputaciones. Por ello, queremos analizar la incidencia, evolución y los factores condicionantes del pie diabético en los pacientes en hemodiálisis, así como establecer medidas preventivas y curativas del pie diabético.

Metodología:

Se realizó un estudio observacional, longitudinal y descriptivo al total de pacientes con Diabetes Mellitus (30 pacientes), en programa de hemodiálisis en nuestra unidad. El periodo de estudio fue de un año. Se obtuvieron los datos clínicos y de laboratorio de las historias de los pacientes, hojas de registro de las curas , exploraciones físicas y entrevistas a los pacientes.

Resultados:

De la población total en hemodiálisis, (8o pacientes), El 37,5% (30 pacientes) tenían diagnóstico de nefropatía diabética. El 40% eran mujeres y el 60% hombres. La edad promedio fue de 60 años. El 98% eran diabéticos mellitus tipo II, el 93% eran hipertensos, el 73% tenían otras complicaciones como retinopatía, cardiopatía, el 83% estaban anticoagulados, el 50% tenían mal control de la glucemia, el 30% habían sido fumadores, el 20% eran obesos. El 76,67% padecieron úlceras en los pies durante el estudio, el 23,33% tenían alto riesgo de padecerlas.

Conclusión:

El estudio mostró una incidencia elevada de úlceras en nuestra población, así como de amputaciones. La diabetes unida a la uremia fueron los factores de riesgo más prevalentes. La creciente inclusión en programa de hemodiálisis de pacientes diabéticos y de edades avanzadas hace previsible el aumento de úlceras y amputaciones. Es necesario identificar factores de riesgo y establecer cuidados específicos para atajar este problema y disminuir la incidencia de aparición de úlceras en nuestros pacientes.