ImprimirImprimir

Volumen 17 || Número Suplemento 1 || 2014
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
Uso del apósito con gluconato de clorhexidina 3m™ tegaderm™ en la cura del catéter central
 
Complexo Hospitalario Universitario. A Coruña
Uso del apósito con gluconato de clorhexidina 3m™ tegaderm™ en la cura del catéter central

Introducción:

El cuidado del catéter venoso central tunelizado como acceso vascular para hemodiálisis es uno de los grandes retos de la enfermería nefrológica. Una de las principales complicaciones asociadas a su uso es la infección. Para su prevención, además de la esterilidad en la manipulación, la cura del orificio de salida del catéter por parte del personal de enfermería es fundamental. Son múltiples los métodos y materiales de cura utilizados.

Diversos estudios describen buenos resultados con el uso del Apósito con Gluconato de Clorhexidina 3M™ Tegaderm™ (CHG) sobre el orificio de inserción de catéteres centrales no tunelizados de pacientes ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos. Sin embargo, no hay constancia de su uso en los catéteres tunelizados para hemodiálisis. Por tanto, el objetivo de este estudio es analizar el método de cura basado en el uso de Apósitos CHG para cubrir el orificio de inserción del catéter venoso central tunelizado para hemodiálisis.

Material y método:

Se ha llevado a cabo un estudio prospectivo. Se ha utilizado el Apósito CHG en 9 pacientes portadores de catéter tunelizado durante 32 semanas. Se han recogido datos referentes al estado del orificio de inserción del catéter, del túnel, de la zonza colindante y aplicabilidad del material.

Por otra parte, se ha evaluado la satisfacción del paciente con el uso del Apósito CHG, así como, la percepción del personal de enfermería responsable de la técnica. Por último, se ha llevado a cabo un análisis de la rentabilidad.

Resultados:

Con el uso del Apósito CHG, no se ha evidenciado incidencias relacionadas con el estado del túnel y del orificio de inserción del catéter sin embargo, si se observó, en las primeras semanas, dificultad en el despegado del apósito cubre-catéter adherido al Apósito CHG. En cuanto a la satisfacción de los pacientes, se constata una mayor percepción de seguridad al considerar que el Apósito CHG se adhiere mejor a la piel. El personal de enfermería destaca como puntos fuertes del material la capacidad de visualización del orificio, la capacidad de absorción de fluidos, la adherencia a la piel y la capacidad de reducir movimientos. Por otra parte, el análisis de rentabilidad refiere que, con el uso del Apósito CHG, se reduce los costes un 45,45% en el gasto semanal de gasas estériles, un 33. 3% en el de suero salino y en tiempo enfermero un 72,5%.

Conclusiones:

El uso del Apósito CHG es una buena alternativa para la cura del orificio de inserción del catéter central tunelizado para hemodiálisis ya que, además de una reducción de los costes, permite una reducción del número de manipulaciones al tener una duración de 7 días, permite una visualización permanente del orificio y aporta mayor seguridad para el paciente.