ImprimirImprimir

Volumen 17 || Número Suplemento 1 || 2014
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
Atención integral al paciente renal crónico. Accesos vasculares
Ana Isabel Lozano Zorrilla, Verónica Milagros Ramos Parra, Paula del Carmen Espinoza Serrano, Francisca Miralles Martínez, Gloria Pérez Molina
Hospital Torrecárdenas. Almería
Atención integral al paciente renal crónico. Accesos vasculares

Introducción:

El acceso vascular (AV) es imprescindible para que los pacientes con enfermedad renal crónica sean tratados mediante hemodiálisis (HD) y es el factor más importante que determina el éxito o fracaso de los programas de HD crónica. El mantenimiento del AV ha de basarse en unos cuidados exhaustivos y protocolizados que permitan un desarrollo adecuado y posteriormente una utilización óptima y duradera. Los cuidados del AV han de comenzar en el postoperatorio inmediato, continuar durante el periodo de maduración y prolongarse tras el inicio del programa de HD.

Objetivos:

En este estudio nos planteamos analizar los cuidados y mantenimientos destinados al acceso vascular, tanto de la fístula arteriovenosa como del catéter venoso central, que los pacientes o sus cuidadores deben realizar en su domicilio.

Metodología:

Se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica, en dos idiomas, castellano e inglés. Para ello se han utilizado las siguientes bases de datos: MEDLINE, PubMed, LILACS y Cuiden, además de la biblioteca virtual SciELO. También se consultaron manuales y protocolos de procedimientos de enfermería nefrológica y se ha tenido en cuenta nuestra experiencia como profesionales.

Resultados:

Es importante ofrecer al paciente información general sobre el AV: qué es, para qué sirve y qué cuidados debe aplicar el paciente, de manera que sean instruidos en el autocuidado tanto de la FAVI como del catéter. Estos cuidados variarán según se realicen después de la operación, cuando está madurando o una vez iniciada la sesión de HD.

Conclusiones:

El personal de enfermería juega un papel fundamental en la formación del paciente, familia y/o cuidador. La información y educación del paciente es de vital importancia para conseguir que se implique en los cuidados de forma activa garantizando una buena calidad y seguridad en su autocuidado así como prevenir las complicaciones propias de los AV.