ImprimirImprimir

Volumen 17 || Número Suplemento 1 || 2014
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
Control de la carga bacteriana en la cura de orificios de catéter con apósitos de plata
 
Hospital Universitario Río Hortega. Valladolid
Control de la carga bacteriana en la cura de orificios de catéter con apósitos de plata

Introducción:

La piel es un órgano complejo que cumple múltiples funciones una de ellas es la defensa a las infecciones, ya que es una barrera protectora de entrada de microorganismos cuando está integra. Solo si se produce una pérdida de la continuidad de la piel se provoca una quiebra en la integridad de esta barrera, permitiendo la colonización que antecede a la infección. El control de la carga bacteriana de las heridas es un importante reto para las enfermeras. En el proceso de cicatrización debemos regirnos por la norma de que una herida infectada es incapaz de cicatrizar. Un estado general de salud deficiente y una defensa inmunológica debilitada debido a enfermedades concomitantes pueden favorecer la infección, como puede ser el caso de pacientes renales.

Objetivos:

Mejorar la cicatrización en aquellos orificios que no cicatrizan de manera adecuada con el protocolo habitual de cura de la unidad, siendo nuestros objetivos:
1. Adecuada gestión del exudado.
2. Desbridar y eliminar el tejido desvitalizado
3. Proteger la piel perilesional
4. Favorecer la cicatrización del tejido sano
5. Controlar el dolor.

Material y método:

Se trata de la cura de varios orificios de salida de catéter que estaban infectados o bien que no evolucionaban de manera adecuada; las curas se realizaron en el hospital en las consultas de diálisis con un nuevo protocolo de cura húmeda con apósito de plata. Los materiales usados fueron:
– Suero Fisiológico 0,9%
– Gasas estériles
– Guantes estériles
– Hidrogel
– Apósitos de plata iónica

Conclusiones:

Las curas con ambiente húmedo han favorecido la cicatrización, hemos notado una notable mejoría y evolución sobre todo en dos de los casos que se encontraban estancados desde hacía varias semanas y que con la aplicación de la cura húmeda y apósito de plata mejoró la cicatrización en un corto espacio de tiempo.

La piel perilesional, se encuentra íntegra y sin signos de enrojecimiento debido al apósito.

El paciente refiere una adecuada tolerancia al apósito, no refiere aumento de dolor al retirar el apósito