ImprimirImprimir

Volumen 17 || Número Suplemento 1 || 2014
e I.S.S.N. 2255-3517 - I.S.S.N. 2254-2884
Herramienta de apoyo en la valoración y seguimiento del estado del orificio de salida de los catéteres venosos centrales
 
Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo (FRIAT). Centro de Hemodiálisis Los Lauros. Madrid
Herramienta de apoyo en la valoración y seguimiento del estado del orificio de salida de los catéteres venosos centrales

Introducción:

Los catéteres son cada vez más frecuentes en las unidades de diálisis. La inclusión de pacientes con edades extremas en programa de hemodiálisis durante los últimos años, podría justificar este hecho. En nuestro centro suponen el 49% del total de los accesos.

Algunos de estos pacientes, se encuentran ante la imposibilidad en la creación de una fístula arteriovenosa, por lo que el CVC supone su único acceso vascular para la realización del tratamiento.

Sabemos, que las infecciones asociadas a los catéteres intravasculares son una importante causa de morbimortalidad, se trata de la complicación más frecuente y suele ser la causa principal de su retirada.

A diario, la enfermera es la encargada de vigilar el orificio de inserción, sin embargo, debido a las rotaciones internas en nuestra unidad, hemos detectado que ante una incidencia en un orificio, surgen en los profesionales algunos interrogantes durante su valoración, que con la descripción enfermera utilizada habitualmente no pueden responderse.

Ante este problema, creamos una herramienta basada en la fotografía digital.

Objetivos:

• El objetivo principal es mejorar la valoración y el seguimiento de las incidencias en los orificios de salida de los catéteres venosos centrales gracias a esta nueva herramienta.
• Como objetivo secundario nos planteamos reducir los costes sanitarios al disminuir la aplicación de pruebas complementarias y tratamientos innecesarios.

Material y métodos:

Dirigido a todos los pacientes portadores de catéter venoso central.

En primer lugar se formó al personal en la siguiente metodología: Ante una incidencia en un orificio, la enfermera realiza una fotografía in situ del problema con una cámara fotográfica, después, con un cable USB transfiere la foto al ordenador y lo adjunta a la historia clínica del paciente en el programa informático, junto con la fecha y la descripción enfermera correspondiente. Se irán tomando fotografías hasta la desaparición del problema. Cada profesional podrá consultar las fotos en cualquier momento de una forma rápida y sencilla, permitiéndoles tener una referencia previa del problema y así, poder revalorar y seguir su evolución de manera más objetiva.

Resultados:

El uso de esta herramienta ha permitido a los profesionales realizar una valoración más completa al poder incluir una imagen real del problema in situ y que ésta sea complementaria a la descripción enfermera habitual, la cual podría estar sesgada debido a la variabilidad de criterios en la práctica clínica. Por otra parte, ha mejorado la evolución permitiendo a los profesionales emitir un juicio sobre la mejoría o el empeoramiento del problema.

En varias ocasiones evitamos la realización de pruebas complementarias (muestra de exudado pericatéter) y la aplicación de tratamientos tópicos locales innecesarios, lo que repercute de manera directa en beneficio del paciente y los costes sanitarios.

Conclusión:

La fotografía del problema es una herramienta complementaria a la descripción enfermera y supone una “buena herencia” para los compañeros.

Hemos mejorado la valoración y el seguimiento, lo que beneficia al paciente al tener un mayor control de su acceso, en ocasiones comprobamos como puede reducirse la realización de pruebas complementarias y la aplicación de tratamientos innecesarios, todo ello, gracias a dicha herramienta.