ImprimirImprimir

Volumen 19 || Número Suplemento 1 || 2016
e I.S.S.N. ISSN: 2255-3517 - I.S.S.N. ISSN: 2255-3517
De hemodiálisis a diálisis peritoneal. ¿La información facilita el cambio?
Cristobal Lorente Méndez, Aránzazu Martínez Martínez, Mª Isabel Beltrán Redondo, Matilde Soto Sánchez, Mª Magdalena Badallo Mira, Juan Antonio Esparza Conesa
Hospital General Universitario Santa Lucía. Murcia. España
De hemodiálisis a diálisis peritoneal. ¿La información facilita el cambio?

Introducción:

La Insuficiencia Renal Crónica Avanzada supone un reto de demanda asistencial que necesita ser tratada con la técnica adecuada y que junto al coste económico que supone, termina demostrando la eficacia de la técnica a elegir. El inicio del Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS) de forma no planificada sin acceso vascular y sin elección de técnica, hace necesaria realizar hemodiálisis mediante catéter temporal. La mayoría de los registros consideran la hemodiálisis (HD) y la diálisis peritoneal (DP) técnicas iguales como tratamiento renal sustitutivo y con resultados de supervivencia a largo plazo similares. Es la DP la que presenta mejores resultados durante los primeros años siendo la alternativa de diálisis que mejor contribuye a la sostenibilidad de dicho tratamiento.

Objetivo:

Potenciar la información que reciben los pacientes de hemodiálisis con inicio no programado (INP) para ofrecerles la oportunidad de elegir libremente en un segundo tiempo la técnica dialítica.

Material y Método:

Se hace seguimiento de los pacientes con INP de HD desde Octubre 2014 hasta marzo 2016, realizando el proceso informativo igual que a los pacientes conocidos en situación de prediálisis.

Resultados:

En 17 meses de seguimiento, 25 pacientes iniciaron tratamiento renal sustitutivo de forma no programada, de ellos 9 tenían contraindicación para DP y de los 16 restantes informados, 8 pacientes cambiaron de técnica y uno está pendiente de inicio. De estos 8 pacientes, 2 son mujeres y 6 hombres con media de edad de 50,8 años (35-72), 3 son diabéticos y 5 hipertensos con etiologías variables de ERC (2 nefropatías diabéticas, 4 glomerulonefritis, 1 vascular mixta y 1 nefropatía isquémica).
La media de permanencia en HD previa al inicio de DP es de 82.3 días (47-208). 2 pacientes han vuelto a HD: uno por bajo trasporte que no alcanzaba dosis de diálisis (156 días en DP) y otro por inicio de episodios de ausencia (33 días en DP). De los 6 pacientes que permanecen en DP todos están satisfechos con el cambio de técnica, presentan adecuada dosis de diálisis, adecuado manejo de volumen y diuresis residual de al menos 1500 ml / día y por el momento no han presentado ninguna complicación relacionada con la técnica.

Conclusiones:

Una buena información sobre el tratamiento renal sustitutivo permite a los pacientes con INP en Hemodiálisis cambiar libremente de técnica En nuestra experiencia este cambio se produjo en la mitad de los casos.