ImprimirImprimir

Volumen 19 || Número Suplemento 1 || 2016
e I.S.S.N. ISSN: 2255-3517 - I.S.S.N. ISSN: 2255-3517
Plasmaféresis en trasplante renal: ¿existen diferencias significativas en el uso de los líquidos de reposición?
Alicia Noguera Llauradó, Yessica Advíncula Pomacaja, Ernestina Junyent i Iglesias, Eva Rodríguez García
Hospital del Mar. Barcelona. España
Plasmaféresis en trasplante renal: ¿existen diferencias significativas en el uso de los líquidos de reposición?

Introducción:

La plasmaféresis por filtración utiliza filtros de alta permeabilidad en los cuales el plasma pasa a través de los poros de sus fibras. Posteriormente las células serán diluidas nuevamente en plasma fresco o sustitutos del plasma como la seroalbúmina y reperfundidos al paciente.
Una de las principales complicaciones son las alteraciones de la coagulación postplasmaféresis, por este motivo se utiliza plasma fresco congelado como líquido de reposición, puesto que conserva los factores de coagulación.

Objetivo:

Determinar si existen diferencias entre la utilización de plasma fresco congelado + seroalbúmina o seroalbúmina como líquido de reposición en las plasmaféresis.

Material y Método:

Estudio retrospectivo de las sesiones de plasmaféresis realizadas en nuestro servicio en pacientes trasplantados renales durante el año 2015. Se han incluído variables demográficas, clínicas y analíticas. Se ha utilizado el paquete estadístico SPSS v21, Chicago, IL.

Resultados:

Se analizaron 91 sesiones de plasmaféresis de 11 pacientes (54,5%) hombres y (45,5%) mujeres con una media de edad de 53 (+-15,26 años). Las principales indicaciones fueron como tratamiento coadyuvante en rechazo humoral y/o celular 5 pacientes (45,5%), desensibilización en pacientes ABO incompatible 3 pacientes (27,3%), Vasculitis ANCA 1 paciente (9,1%), Hialinosis focal y segmentaria 2 pacientes (18,2%). La situación renal al finalizar el tratamiento fue de injerto funcionante en 8 pacientes (72,7%) y no funcionante en 3 pacientes (27,3%). En 28 sesiones (30,8%) se utilizó únicamente seroalbúmina como líquido de reposición, en el resto, 63 sesiones (69,2%) se usó plasma+seroalbúmina. Después de analizar los valores de TP y TTP de nuestros pacientes post-plasmaféresis se vió que no existía diferencia significativa entre la utilización de seroalbúmina o de plasma + seroalbúmina.

Conclusiones:

En nuestra muestra el uso de seroalbúmina o bien plasma + seroalbúmina como líquido de reposición, no influye en los niveles de coagulación post-plasmaféresis.