ImprimirImprimir

Volumen 19 || Número Suplemento 1 || 2016
e I.S.S.N. ISSN: 2255-3517 - I.S.S.N. ISSN: 2255-3517
Medida secuencial de la presión intraperitoneal en diferentes momentos de un mismo intercambio
Mercedes Domínguez Gómez
Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Hospital Universitario Río Hortega. Valladolid. Complejo Asistencial Universitario de Palencia. Hospital Río Carrión. Palencia. España
Medida secuencial de la presión intraperitoneal en diferentes momentos de un mismo intercambio

Introducción:

Cada vez se extiende más la utilización de la presión intraperitoneal (PIP) para individualizar la prescripción de DP en función de parámetros de tolerancia y adecuación.
Durand popularizó desde 1992 un método sencillo y seguro para su determinación colocando antes del drenaje en posición vertical la línea de drenaje de la doble bolsa de DP y midiendo en cm la columna de líquido partiendo de un punto 0 situado en la línea medio axilar del paciente en decúbito, o en la línea umbilical en bipedestación. La limitación de este método es que sólo permite una única determinación por intercambio, antes del drenaje.

Objetivo:

Presentamos un sistema para medir de forma sencilla la PIP en diferentes momentos de un mismo intercambio con diferentes volúmenes intraperitoneales, reduciendo al mínimo las manipulaciones.

Material y Método:

De forma protocolizada se incluyó un equipo de presión venosa central (PVC), una llave de tres vías, suero salino y un conector con pistón de silicona.
Una vez montado el sistema de PVC se conecta al prolongador del catéter peritoneal y a la llave de tres vías creando un sistema cerrado y seguro que nos permite realizar cuantas medidas deseemos durante un intercambio.
El paciente se encuentra en posición horizontal y el nivel cero se fija en la línea axilar media a nivel del ombligo. La medida se expresa en centímetros de agua.

Resultados:

Hemos realizado medidas a 42 pacientes con este protocolo durante el último año.
No hemos registrado ningún problema con respecto a la técnica ni posteriormente con los catéteres peritoneales. No hemos tenido ningún evento infeccioso por manipulación del catéter.

Conclusiones:

La técnica es sencilla, segura y el material que hemos utilizado está disponible habitualmente en los hospitales, por lo tanto puede ser una herramienta para optimizar el cuidado del paciente en DP.