ImprimirImprimir

Volumen 19 || Número Suplemento 1 || 2016
e I.S.S.N. ISSN: 2255-3517 - I.S.S.N. ISSN: 2255-3517
Análisis de la población extranjera en programa de hemodiálisis
 
Mª del Carmen Domínguez Berruezo, Sandra Victoria Báez Arroyo, Raquel Reina Fernández, Patricia García
Análisis de la población extranjera en programa de hemodiálisis

Introducción:

En los últimos años la población española está recibiendo un importante flujo migratorio. Esta situación ha afectado de forma muy particular a las instituciones sanitarias, que tienen que hacerse cargo de un mayor número de pacientes. Muchos de ellos no tienen legalizada su situación, no hablan nuestro idioma y, lo que es más importante, presentan patologías inusuales hasta ahora en nuestro país.

Objetivo:

Analizar los pacientes extranjeros en hemodiálisis de nuestra unidad.

Material y Método:

Estudio observacional, descriptivo, retrospectivo, de cohorte en pacientes en hemodiálisis, de los 273 pacientes de nuestra unidad el porcentaje de extranjeros es 14.2%. Se recogen variables epidemiológicas, clínicas, de comorbilidad, sociales. Los datos fueron analizados con el programa estadístico spss 15.

Resultados:

Se incluyeron un total de 37 pacientes, 2 se negaron a participar, 18 eran varones y 19 mujeres, con una edad media de 61.7 +- 16.1 años. La causa más frecuente de enfermedad renal crónica era la diabética con un 21.6%, seguida de la glomerulonefritis con un 16.2%. Destacar el alto porcentaje con HTA (86.5%).
El 40.5% procedían de países europeos, seguidos de los iberoamericanos con un 27%, por países el 13.5% (5) eran de Inglaterra, seguidos por Marruecos y Argentina con un 10.8% (4). La mayoría de nuestros pacientes tienen estatus social medio con un 64.9%. El 21.6% tienen escaso dominio del idioma. 6 pacientes reconocieron que el motivo de traslado a nuestro país fue la enfermedad renal crónica y 5 pacientes vinieron por la posibilidad de trasplantarse en nuestro país. Incluidos en lista de espera 9 (24.3%). La financiación es mediante la seguridad social en todos, salvo en dos pacientes que tenían seguro privado. Sólo un paciente estaba trabajando. El 59.5% valoraron la sanidad española como muy buena.

Conclusiones:

El paciente inmigrante es una realidad en nuestras unidades de hemodiálisis, que, con toda probabilidad, irá aumentando. Es importante conocer su situación.