ImprimirImprimir

Volumen 19 || Número Suplemento 1 || 2016
e I.S.S.N. ISSN: 2255-3517 - I.S.S.N. ISSN: 2255-3517
Estudio del uso extraordinario de dializadores
 
Hospital Universitario Infanta Leonor. Madrid. España
Estudio del uso extraordinario de dializadores

Introducción:

Los dializadores son los consumibles de mayor coste económico en la terapia de hemodiálisis, variando en su precio en función de la membrana, la permeabilidad y la superficie del mismo, así como en la negociación del concurso que se haga en cada centro. Este precio en nuestra unidad va desde 17.24€ el más barato a 47.28€ el más caro.

Objetivos:

El objetivo de este estudio es determinar el número de dializadores extra utilizados en función de las sesiones realizadas durante un periodo de tiempo, analizar las causas, así como el coste que ha supuesto.

Material y Método:

Se trata de un estudio observacional longitudinal de serie de casos en el que se analizan los casos de utilización extra de dializador por sesión durante 9 meses en nuestra unidad de diálisis.
Se incluyen todas las sesiones realizadas de abril a diciembre de 2015.
Se elabora una hoja de recogida de datos con todo el personal de enfermería en el que se recoge; fecha, nombre del paciente, tipo de dializador, número de dializadores usados en la sesión y causa del uso extra de dializador cuando es el caso.

Resultados:

El número de sesiones realizadas en el periodo de estudio fue de 8.960 sesiones, en las cuales se usaron 9.017 dializadores, lo que supone un 0.63% más de las sesiones realizadas (57 dializadores más).
Los dializadores extra se usaron en 34 pacientes, con un máximo de 5 sesiones de un paciente que se dializaba sin heparina por prescripción facultativa.
De los dializadores extra que se usaron, 44 (77.2%) eran de alta permeabilidad y 13 (22.8%) de media permeabilidad.
Las causas del uso de estos dializadores fue: 16 (28.07%) al realizar diálisis sin heparina por prescripción facultativa, 15 (26.31%) por problemas con el acceso vascular que favorecieron la coagulación del circuito o imposibilitaron la realización de la sesión, 12 (21.05%) por avería del monitor de diálisis, 6 (10.52%) por error de enfermería, 5 (8.77%) por rotura del dializador durante el cebado o la sesión y 3 (5.26%) por incomparecencia del paciente.
El gasto que han supuesto este uso extra de los dializadores ha sido de 2.620,31€.

Conclusiones:

Aunque consideramos que un 0.63% no son muchos en relación a las sesiones realizadas, siempre es interesante disminuir estas incidencias por lo que supone en gasto sanitario.
Hay que tener en cuenta que los pacientes incomparecientes han sido muchos más en este periodo pero siempre se ha intentado utilizar el monitor ya montado con otro paciente, por lo que solo se cuentan aquellos que finalmente no se han podido usar.
Este estudio nos ayuda a analizar las causas para buscar áreas de mejora, como un mejor manejo de las diálisis sin heparina que a pesar de hacer lavados terminan por coagularse, como retirar la prescripción de on-line en estas sesiones a quien las tenga o el uso de dializadores con menos probabilidad de coagularse.
Así mismo, el realizar este estudio ha hecho a los profesionales ser más conscientes del gasto y de la búsqueda de soluciones.