ImprimirImprimir

Volumen 19 || Número Suplemento 1 || 2016
e I.S.S.N. ISSN: 2255-3517 - I.S.S.N. ISSN: 2255-3517
Valoración de enfermería del paciente en tratamiento crónico de hemodiálisis hospitalaria
 
Complejo Hospitalario de Navarra. Navarra. España
Valoración de enfermería del paciente en tratamiento crónico de hemodiálisis hospitalaria

Introducción:

Hemos realizado una guía de valoración de enfermería del paciente con Insuficiencia Renal Crónica Terminal en tratamiento crónico de hemodiálisis hospitalaria basándonos en los Patrones Funcionales de Salud de M. Gordon, después de una revisión bibliográfica.

Material y Método:

Para realizar esta valoración de enfermería se recogerán datos de la Historia Clínica del paciente y se realizará una entrevista personal.

Dicha valoración consta de los 11 patrones funcionales de salud adaptados a las características especiales del paciente renal, detectando aquellos patrones funcionales de salud alterados para el diagnóstico de enfermería y para la realización posterior de un plan de cuidados individualizado.

Esta valoración se realiza de manera anual por la enfermera responsable del paciente con su reevaluación trimestral.

Nos hemos centrado en dos patrones principalmente, uno, el Patrón Percepción- Manejo de la Salud, donde nos fijamos en la percepción del paciente sobre su estado de salud y conocimiento acerca de su enfermedad y tratamiento. En este patrón incluimos las causas que han producido la Insuficiencia Renal, diagnósticos importantes, tales como, cardiopatías, diabetes mellitus e hipertensión arterial; así como las alergias y los hábitos higiénicos y tóxicos del paciente. Y el otro patrón en el que nos hemos centrado, es el Patrón Nutricional Metabólico, en el cual incluimos dos pilares básicos, como son el acceso vascular y la nutrición del paciente.

Dentro del acceso vascular registramos el tipo de acceso vascular: catéter venoso central o fístula autóloga o protésica.

Valoramos, por un lado, su buen o mal funcionamiento, para lo que hemos desarrollado una serie de criterios a cumplir (medidas de presión venosa y presión arterial, flujo, KT, registro de infecciones, medición de catéter, recirculación...).

Por otro lado, valoramos el conocimiento que tiene el paciente acerca del cuidado que debe tener con su acceso vascular y si precisa refuerzo o recordatorio por parte del personal.

Dentro de este patrón desarrollamos la valoración nutricional, apoyándonos en diversas escalas, como son la Escala de Valoración Objetiva Global y de la Escala de Valoración Subjetiva, y también con cuestionarios acerca de la ingesta alimentaria del paciente y las técnicas culinarias que éste utiliza, si precisa suplementos dietéticos o incluso nutrición parenteral total intradiálisis. También nos apoyaremos en pruebas complementarias, tales como la analítica de sangre y la bioimpedancia.

El resto de patrones que valoramos son: Patrón de eliminación (si el paciente sigue orinando o no), Patrón Actividad-ejercicio (valorando estado cardiovascular y respiratorio, así como la movilidad del paciente y estilo de vida), Patrón Sueño-Descanso, Patrón Cognitivo -Perceptivo (nivel de conciencia y orientación, alteraciones visuales, auditivas, tacto , gusto y olfato y presencia de alteraciones conductuales), Patrón Autopercepción- Autoconcepto, Patrón Rol-Relaciones (lugar de residencia, domicilio particular o institucionalizado, si vive solo o acompañado, apoyo familiar, ámbito laboral si trabaja o está jubilado, actividades de ocio), Patrón Sexualidad-Reproducción, Patrón Adaptación- Tolerancia al Estrés y Patrón Valores y creencias.

También nos apoyamos en otras escalas e índices, tales como: Índice de Barthel, la Escala Gijón y la Escala de Lawton y Brody para las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria.